rinitis.es.

rinitis.es.

¿Pueden aparecer alergias alimentarias en la edad adulta?

¿Pueden aparecer alergias alimentarias en la edad adulta?

Como médico alergólogo, me preguntan frecuentemente si es posible padecer alergias alimentarias en la edad adulta. La respuesta es sí, es perfectamente posible desarrollar una alergia alimentaria en la edad adulta, incluso si esa persona nunca antes había experimentado síntomas alérgicos.

En este artículo, discutiremos cómo las alergias alimentarias se desarrollan, cuáles son los desencadenantes más comunes, los síntomas de una reacción alérgica alimentaria y los pasos que puede tomar para prevenir una reacción alérgica.

Causas de las alergias alimentarias en adultos

Hay varios factores que pueden contribuir al desarrollo de alergias alimentarias en adultos. Una es la exposición repetida a un alimento, lo que puede aumentar las probabilidades de una reacción alérgica. Por ejemplo, si come fresas con regularidad y de repente desarrolla una alergia a las fresas, es posible que haya comido esa fruta tantas veces en el pasado que su cuerpo ahora reconoce el alimento como un invasor y reacciona de manera exagerada.

Además, también es posible que las alergias alimentarias se desarrollen debido a cambios en el sistema inmunológico. A medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico cambia, lo que puede aumentar la probabilidad de desarrollar alergias. Los cambios hormonales también pueden jugar un papel importante en la aparición de alergias alimentarias en adultos.

Desencadenantes comunes de alergias alimentarias en adultos

Cualquier alimento puede desencadenar una alergia alimentaria, pero hay algunos alimentos que son más propensos a causar una reacción alérgica en los adultos. Entre ellos se incluyen:

- Mariscos: los crustáceos y los moluscos son los alérgenos alimentarios más comunes en adultos.
- Frutos secos: los frutos secos, como las nueces, las almendras y los pistachos, pueden causar reacciones alérgicas graves en algunas personas.
- Huevo: muchas personas se vuelven alérgicas al huevo cuando llegan a la edad adulta.
- Lacteos: ciertos lácteos como la leche, el queso o el yogur pueden causar reacciones alérgicas en los adultos.
- Frutas: las alergias a las frutas, como las manzanas, las naranjas y las fresas, son comunes en los adultos.

Síntomas de una reacción alérgica alimentaria

Los síntomas más comunes de una reacción alérgica alimentaria incluyen:

- Picazón en la boca, la garganta o los oídos
- Enrojecimiento, picor o erupción cutánea
- Hinchazón de los labios, la lengua, la cara o la garganta
- Dificultad para respirar o sensación de opresión en el pecho
- Náuseas, dolor de estómago, vómitos o diarrea

Es importante tener en cuenta que cada persona experimenta las alergias alimentarias de manera diferente, y algunos síntomas pueden ser graves y potencialmente mortales. Si experimenta una reacción alérgica alimentaria grave, busque atención médica de urgencia de inmediato.

Cómo prevenir una reacción alérgica

La mejor manera de prevenir una reacción alérgica alimentaria es evitar los alimentos que sabe que le causan problemas. Si no está seguro de qué alimentos lo afectan, puede someterse a pruebas de alergia para determinar los desencadenantes específicos.

El etiquetado correcto de alimentos es importante cuando se trata de alergias alimentarias. Asegúrese de leer las etiquetas de los alimentos para evitar la exposición accidental a los alérgenos. También es importante informar a los restaurantes o lugares de trabajo sobre sus alergias para evitar la exposición accidental a los alimentos problemáticos.

Además, siempre es recomendable llevar consigo un inyector de epinefrina en caso de una reacción alérgica grave. La epinefrina puede ser un salvavidas en una emergencia alérgica y puede detener una reacción alérgica grave hasta que llegue la ayuda médica.

Conclusión

En resumen, es posible desarrollar una alergia alimentaria en la edad adulta. Los desencadenantes más comunes incluyen los mariscos, los frutos secos, los huevos y las frutas. Los síntomas de una reacción alérgica alimentaria pueden ser graves y peligrosos si no se tratan. La prevención es la clave para evitar una reacción alérgica, y esto incluye evitar los alimentos problemáticos, leer las etiquetas de los alimentos y llevar un inyector de epinefrina en caso de emergencia.