rinitis.es.

rinitis.es.

¿Quiénes son los candidatos ideales para la inmunoterapia?

La inmunoterapia es un tratamiento que ha ganado popularidad en los últimos años gracias a su alta efectividad en pacientes alérgicos. Hoy en día, es una alternativa cada vez más común para aliviar la sintomatología en personas con diferentes tipos de alergias.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia es una técnica que se basa en la administración de dosis incrementales de alérgenos al paciente alérgico, con el fin de desensibilizar su sistema inmunológico y reducir la frecuencia e intensidad de las reacciones alérgicas en el futuro.

La inmunoterapia puede ser administrada de diferentes maneras: inyecciones subcutáneas, pastillas sublinguales o sprays nasales. Cada una de estas opciones tiene diferentes ventajas y desventajas, y su elección dependerá de la evaluación del médico alergólogo.

¿Cómo funciona la inmunoterapia?

La inmunoterapia funciona como una especie de "entrenamiento" para el sistema inmunológico del paciente alérgico. Se basa en la idea de que, al exponer gradualmente al paciente a pequeñas cantidades de alérgenos, su cuerpo se acostumbrará a ellos poco a poco y dejará de reaccionar con síntomas alérgicos.

La inmunoterapia tiene un efecto acumulativo y normalmente se usa por un período de varios meses a varios años. A medida que el paciente recibe más dosis de alérgenos, su cuerpo comienza a desarrollar una respuesta inmunológica menos intensa y, por lo tanto, sus síntomas alérgicos disminuyen en intensidad y frecuencia.

La inmunoterapia es adecuada para personas de diferentes edades y con diferentes tipos de alergias. Sin embargo, hay algunos factores que pueden hacer que un paciente sea un candidato ideal para este tipo de tratamiento:

  • Pacientes con alergias graves: Si un paciente sufre de alergias graves que afectan su calidad de vida diaria, la inmunoterapia puede ser la opción correcta para reducir sus síntomas y mejorar su bienestar general.
  • Pacientes que no responden a otros tratamientos: Si otros tratamientos, como reducir la exposición al alérgeno o tomar antihistamínicos, no han sido efectivos para el paciente, entonces la inmunoterapia puede ser la siguiente opción a considerar.
  • Pacientes con alergias estacionales: Si el paciente sufre de alergias estacionales que duran varias semanas o meses al año, la inmunoterapia puede ser una opción a considerar para reducir su impacto en la calidad de vida del paciente.
  • Pacientes con alergias múltiples: Si el paciente sufre de múltiples alergias, la inmunoterapia puede ser útil para ayudar a reducir los síntomas en general y mejorar su calidad de vida.

¿Qué efectos secundarios tiene la inmunoterapia?

Como cualquier otro tratamiento médico, la inmunoterapia puede tener efectos secundarios. Entre los efectos secundarios más comunes están:

  • Reacciones alérgicas: En raras ocasiones, la inmunoterapia puede provocar una reacción alérgica grave. Es por eso que las inyecciones se administran en un entorno médico, con personal capacitado para responder rápidamente si ocurre una reacción alérgica.
  • Síntomas locales: Las inyecciones subcutáneas pueden causar enrojecimiento, hinchazón y dolor en el lugar de la inoculación. Estos síntomas son temporales y normalmente desaparecen después de unas pocas horas.
  • Síntomas generales: Después de una inyección, el paciente puede experimentar síntomas generales, como fatiga, dolor de cabeza y fiebre. Estos síntomas son también temporales y normalmente desaparecen después de unas pocas horas.

Conclusión

La inmunoterapia es una técnica eficaz y segura para reducir la sintomatología de los pacientes alérgicos. Si bien puede tener efectos secundarios, estos son relativamente raros y normalmente temporales. La inmunoterapia es una buena opción para pacientes que no han respondido a otros tratamientos y que sufren de alergias estacionales o múltiples.