rinitis.es.

rinitis.es.

Alimentos que pueden provocar reacciones cruzadas en alérgicos

La alergia a los alimentos es una respuesta inmunológica anormal del cuerpo a ciertas proteínas presentes en los alimentos que se consumen. Las reacciones alérgicas pueden variar de leves a graves y en algunos casos pueden incluso poner en riesgo la vida del paciente. Las alergias alimentarias se han convertido en un problema creciente en todo el mundo. Se estima que 1 de cada 13 niños sufre de alergias alimentarias en los Estados Unidos. En este artículo, nos centraremos en una forma particular de alergia alimentaria, la reacción cruzada.

¿Qué es una reacción cruzada?

Una reacción cruzada ocurre cuando el cuerpo reacciona a una proteína en un alimento y también reacciona a una proteína similar en otro alimento. Por ejemplo, alguien que es alérgico a los cacahuetes también puede tener una reacción alérgica al comer otros alimentos que contienen proteínas similares como las habas secas, judías verdes o lentejas. La reacción alérgica en esta instancia se debe a una reacción cruzada entre las proteínas que se encuentran en estos alimentos.

Las reacciones cruzadas pueden ocurrir entre diferentes tipos de alimentos o incluso dentro de la misma familia de alimentos. Por ejemplo, alguien que es alérgico al polen también puede ser alérgico a ciertas frutas, como las manzanas y las peras, porque las proteínas presentes en estas frutas son similares a las proteínas encontradas en el polen.

Cacahuete y otros frutos secos

El cacahuete es una de las alergias alimentarias más comunes en el mundo y también es un alimento que puede provocar reacciones cruzadas con otros frutos secos como las nueces, las almendras, las avellanas y las nueces de macadamia. Esto se debe a que estos frutos secos contienen proteínas similares al cacahuete.

Manzanas, peras, melocotones y otras frutas con hueso

Las personas que son alérgicas al polen pueden tener una reacción cruzada con ciertas frutas con hueso, como las manzanas, las peras, los melocotones, las ciruelas y las cerezas. Esto se debe a que las proteínas presentes en el polen son similares a las proteínas que se encuentran en estas frutas.

Mariscos

Los mariscos también pueden provocar reacciones cruzadas en las personas que son alérgicas a ellos. Por ejemplo, alguien que es alérgico a los camarones puede también tener una reacción alérgica al consumir otros mariscos como las langostas, las almejas y las ostras. Esto se debe a que estas proteínas son similares.

Leche y productos lácteos

La alergia a la leche es una de las alergias alimentarias más comunes en los niños y puede también llevar a reacciones cruzadas con otros productos lácteos como el queso, el yogur y la mantequilla. Esto se debe a que todas estas comidas contienen proteínas que son similares a las proteínas presentes en la leche.

Soja

La soja es un alimento que puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas. Además, las personas que son alérgicas a la soja pueden tener una reacción cruzada con otros alimentos ricos en proteínas, como las nueces y los guisantes, debido a la similitud de las proteínas que se encuentran en estos alimentos.

Cereales y legumbres

Otro grupo de alimentos que pueden provocar reacciones cruzadas son los cereales y las legumbres. Las personas que son alérgicas al trigo pueden también tener una reacción alérgica al consumir otros cereales como la cebada, el centeno, la avena y el maíz. Asimismo, las personas que son alérgicas a las habas secas pueden también ser sensibles a otras legumbres como las alubias, los garbanzos y los guisantes.

Conclusión

La alergia a los alimentos es una de las formas más comunes de alergia y puede causar reacciones alérgicas graves en algunas personas. Las reacciones cruzadas son una forma particular de respuesta alérgica que puede ocurrir cuando el cuerpo reacciona a una proteína similar en otro alimento. Es importante que las personas que sufren de alergias alimentarias sean conscientes de los alimentos que pueden provocar reacciones cruzadas para evitar cualquier posible reacción adversa. Si cree que puede ser alérgico a algún alimento, consulte con un médico alergólogo para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento.