rinitis.es.

rinitis.es.

¿Qué es la inmunoterapia y cómo puede ayudar en la alergia al polen?

La alergia al polen es un problema muy común que afecta a una gran cantidad de personas en todo el mundo. Los síntomas de la alergia al polen pueden ser muy incómodos e incluso debilitantes para quienes la sufren. Afortunadamente, existe una solución para este problema: la inmunoterapia.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia es un tratamiento médico que se utiliza para tratar enfermedades alérgicas, como la alergia al polen. También se conoce como “vacunación contra la alergia” y funciona al introducir dosis muy bajas del alérgeno en el cuerpo del paciente. Estas dosis aumentan gradualmente a lo largo del tiempo, lo que ayuda al cuerpo a desarrollar una tolerancia al alérgeno.

¿Cómo funciona la inmunoterapia?

La inmunoterapia funciona al exponer al cuerpo del paciente a dosis muy bajas del alérgeno durante un período de tiempo determinado. A medida que el tratamiento avanza, las dosis aumentan gradualmente, lo que ayuda al cuerpo a desarrollar una tolerancia al alérgeno. Esto significa que el cuerpo del paciente no reaccionará tan fuertemente al alérgeno en el futuro, lo que debería reducir los síntomas de la alergia.

Existen dos tipos de inmunoterapia: la inmunoterapia subcutánea (SCIT) y la inmunoterapia sublingual (SLIT). La SCIT implica inyectar el alérgeno debajo de la piel, mientras que la SLIT implica colocar el alérgeno debajo de la lengua. La SLIT es generalmente más fácil de administrar que la SCIT y tiene menos efectos secundarios. Sin embargo, ambas formas de inmunoterapia han demostrado ser eficaces para tratar la alergia al polen.

¿Quiénes son candidatos para la inmunoterapia?

La inmunoterapia puede ser útil para pacientes que están experimentando síntomas graves de alergia al polen, como congestión nasal y estornudos frecuentes. También puede ser útil para pacientes que no han podido controlar sus síntomas con antihistamínicos u otros medicamentos. El tratamiento es más efectivo cuando se comienza temprano en la temporada de alergias.

Sin embargo, la inmunoterapia no es adecuada para todos los pacientes. Los pacientes con enfermedades autoinmunitarias o asma grave pueden no ser candidatos adecuados para la inmunoterapia. Además, aquellos que tienen reacciones alérgicas graves al alérgeno pueden no ser buenos candidatos.

Efectos secundarios

Como con cualquier tratamiento médico, existen efectos secundarios asociados con la inmunoterapia. La mayoría de los efectos secundarios son leves y pueden incluir enrojecimiento, hinchazón o picor en el lugar de la inyección. También puede experimentar síntomas similares a los de la alergia, como estornudos, congestión nasal o comezón.

En raras ocasiones, la inmunoterapia puede provocar una reacción alérgica grave conocida como anafilaxis. Esta reacción puede incluir dificultad para respirar, palpitaciones y desmayos y necesita atención médica inmediata. Debido a esto, los pacientes que reciben inmunoterapia deben permanecer en la clínica durante al menos 30 minutos después de la inyección para asegurarse de que no se produzcan reacciones graves.

Conclusión

La inmunoterapia puede ser una opción efectiva para pacientes con alergia al polen que no han podido controlar sus síntomas con otros métodos. Los pacientes que estén considerando la inmunoterapia deben hablar con su médico para determinar si la inmunoterapia es adecuada para ellos. En general, la inmunoterapia es un tratamiento seguro y eficaz para la alergia al polen y puede ayudar a mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes.