rinitis.es.

rinitis.es.

¿Qué es la rinitis alérgica?

La rinitis alérgica es una afección común que afecta a muchas personas en todo el mundo. Es una reacción alérgica en la nariz que resulta en síntomas como secreción nasal, congestión nasal, estornudos y picazón en la nariz y los ojos. En este artículo, vamos a profundizar en qué es la rinitis alérgica, sus causas, sus síntomas y las opciones de tratamiento disponibles. La rinitis alérgica es una afección en la que las alergias ocasionan inflamación e irritación en el interior de la nariz y demás pasajes nasales. Es causada por una reacción alérgica que se produce cuando el sistema inmunológico del cuerpo detecta una sustancia extraña, conocida como alérgeno. El cuerpo produce histaminas y otras sustancias químicas para combatir la sustancia extraña, lo que resulta en la inflamación de la nariz y la producción de moco.

Causas de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica suele ser causada por una respuesta exagerada del sistema inmunológico del cuerpo frente a ciertas sustancias, como el polen, el polvo, los ácaros del polvo, los animales, el moho y algunos alimentos. El cuerpo reacciona a estos alérgenos liberando histaminas, lo que causa los síntomas de la rinitis alérgica. Los factores genéticos también pueden jugar un papel en la susceptibilidad a la rinitis alérgica.

Síntomas de la rinitis alérgica

La rinitis alérgica se caracteriza por síntomas como: - Secreción nasal - Congestión nasal - Estornudos - Picazón en la nariz y los ojos - Nariz tapada - Lagrimeo y enrojecimiento en los ojos En algunos casos, también puede haber tos, dolores de cabeza, fatiga y problemas de sueño.

Tipo de rinitis alérgica

Existen dos tipos de rinitis alérgica: la rinitis alérgica estacional y la rinitis alérgica perenne. La rinitis alérgica estacional se produce como resultado de la exposición a los alérgenos que están presentes en el aire durante ciertas estaciones del año, como la primavera o el otoño. La rinitis alérgica perenne, por otro lado, se produce durante todo el año debido a la exposición a los alérgenos presentes en el hogar, como el polvo, los ácaros del polvo y las mascotas.

Diagnóstico de la rinitis alérgica

Para diagnosticar la rinitis alérgica, el alergólogo realizará un examen físico y preguntará acerca de los síntomas. También se pueden realizar pruebas de alergia para identificar los alérgenos específicos que pueden estar causando los síntomas, incluyendo pruebas cutáneas y análisis de sangre.

Tratamiento de la rinitis alérgica

El tratamiento de la rinitis alérgica puede incluir cambios en el estilo de vida y medicamentos. Los cambios en el estilo de vida pueden incluir la identificación y la eliminación de los alérgenos conocidos en la casa y en el lugar de trabajo. Esto puede incluir el uso de fundas de almohadas y colchones a prueba de ácaros, la eliminación de alfombras o la reducción de la exposición a animales. Los medicamentos utilizados para tratar la rinitis alérgica incluyen: - Antihistamínicos: bloquean la acción de la histamina. - Descongestionantes: reducen la inflamación y la congestión. - Corticosteroides nasales: reducen la inflamación de las vías respiratorias. - Cromoglicato disódico: previene la liberación de histamina. En algunos casos, se puede recetar inmunoterapia, también conocida como terapia con alérgenos. Este tratamiento implica la exposición gradual a dosis crecientes de alérgenos específicos para ayudar a reducir la respuesta alérgica del cuerpo. La inmunoterapia con alérgenos puede ser realizada por vía oral o por inyección.

Conclusión

La rinitis alérgica es una afección común y crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Está causada por una respuesta exagerada del sistema inmunológico del cuerpo a ciertas sustancias extrañas, como el polvo, los ácaros del polvo, los animales y el polen. Los síntomas incluyen congestión nasal, secreción nasal, estornudos y picazón en la nariz y los ojos. El tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida y medicamentos, incluyendo antihistamínicos, descongestionantes, corticosteroides nasales y cromoglicato disódico. Además, se puede realizar inmunoterapia para ayudar a reducir la respuesta alérgica del cuerpo a los alérgenos.