rinitis.es.

rinitis.es.

¿Qué es la rinitis alérgica y cómo se relaciona con el polen?

¿Qué es la rinitis alérgica y cómo se relaciona con el polen?

La rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la nariz que se produce cuando el sistema inmunológico reacciona exageradamente ante sustancias que son inocuas para la mayoría de las personas, como el polen, ácaros, pelo de animales, etc. Esta enfermedad afecta a millones de personas en todo el mundo y es una de las razones más comunes por las que los pacientes consultan a un médico alergista.

La rinitis alérgica también se conoce como fiebre del heno y se caracteriza por estornudos, picor, coriza y congestión nasal. En los casos más severos, los pacientes pueden experimentar dolores de cabeza, fatiga y dificultades para dormir debido a la obstrucción nasal.

La rinitis alérgica puede ser de dos tipos: estacional y perenne. La rinitis estacional se produce durante los meses de primavera y verano cuando los niveles de polen en el aire son elevados, mientras que la rinitis perenne es causada por sustancias alergénicas que están presentes todo el año, como los ácaros del polvo, el pelo de los animales y los hongos.

El polen es una de las causas más comunes de la rinitis alérgica estacional. Durante la primavera y el verano, los árboles, las hierbas y las plantas liberan polen al aire para fertilizar otras plantas y reproducirse. Esto crea un ambiente rico en polen en el que los pacientes con rinitis alérgica pueden experimentar síntomas.

La cantidad de polen en el aire varía según la ubicación geográfica, la época del año y las condiciones meteorológicas. Por ejemplo, las zonas rurales suelen tener más cantidad de polen en el aire que las zonas urbanas debido a la presencia de campos y vegetación. Los días ventosos también pueden aumentar la cantidad de polen en el aire, lo que aumenta el riesgo de sufrir una reacción alérgica.

Los pacientes con rinitis alérgica deben tomar medidas para minimizar su exposición al polen durante los días en los que los niveles son altos. Esto incluye mantener las ventanas cerradas, evitar los jardines y parques, lavarse el cabello y la ropa después de estar al aire libre y limitar las actividades al aire libre durante los días ventosos y secos.

Para el tratamiento de la rinitis alérgica, los médicos alergólogos recomiendan una combinación de medidas preventivas y medicamentos para controlar los síntomas. Los antihistamínicos, los esteroides nasales y los descongestionantes pueden aliviar la congestión nasal, la picazón y la secreción nasal asociados con la enfermedad.

En casos graves, los médicos también pueden recomendar la inmunoterapia, un tratamiento a largo plazo que implica la exposición controlada del paciente a pequeñas cantidades del alérgeno para desensibilizar el sistema inmunológico y reducir la reacción alérgica.

En conclusión, la rinitis alérgica es una enfermedad inflamatoria de la nariz causada por la exposición a sustancias alergénicas, como el polen. Los pacientes con rinitis alérgica estacional deben tomar medidas para minimizar su exposición al polen y trabajar con un médico alergólogo para desarrollar un plan de tratamiento adecuado para controlar sus síntomas.