rinitis.es.

rinitis.es.

Rinitis alérgica y los cambios estacionales

La rinitis alérgica es una afectación que se puede presentar en cualquier momento del año, pero que en ciertas estaciones del año puede verse agravada. Cambios en la temperatura y la humedad, así como la presencia de polen, polvo, esporas de hongos, entre otros alérgenos, pueden ocasionar síntomas como congestión nasal, estornudos, picor, dolor de cabeza, entre otros. En este artículo, hablaremos sobre cómo la rinitis alérgica puede verse afectada por los cambios estacionales y las medidas que se pueden tomar para aliviar sus síntomas.

Primero, es importante entender que la rinitis alérgica es una reacción exagerada del sistema inmunológico a sustancias que son inofensivas para la mayoría de las personas. Cuando el cuerpo entra en contacto con un alérgeno, como el polen o los ácaros del polvo, el sistema inmunológico produce anticuerpos llamados inmunoglobulina E (IgE), los cuales desencadenan la liberación de histamina y otros químicos en el cuerpo. Estos químicos son los responsables de los síntomas de la rinitis alérgica.

En primavera y otoño, la rinitis alérgica se agrava debido a la presencia de polen en el aire. En primavera, los árboles y las plantas comienzan a florecer y producir polen, lo que puede causar síntomas en personas alérgicas. En otoño, las malezas liberan polen y las hojas caídas pueden acumular polvo y ácaros del polvo, lo que también puede causar síntomas.

La rinitis alérgica también puede verse afectada por cambios en la humedad y la temperatura. En climas cálidos y húmedos, los ácaros del polvo y las esporas de moho pueden proliferar, lo que puede provocar síntomas estacionales. Por otro lado, en climas fríos y secos, la sequedad puede irritar las vías respiratorias, lo que también puede provocar síntomas.

Cómo aliviar los síntomas de la rinitis alérgica estacional

Aunque no se puede evitar completamente el contacto con los alérgenos, existen medidas que se pueden tomar para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica estacional. A continuación, se presentan algunas recomendaciones:

1. Mantener las ventanas cerradas: Mantener las ventanas cerradas para evitar la entrada de polen y otros alérgenos en el hogar y el trabajo.

2. Utilizar filtros de aire: Utilizar filtros de aire en el hogar y la oficina puede ayudar a reducir la cantidad de alérgenos en el aire.

3. Evitar el pasto recién cortado: Evitar el pasto recién cortado, ya que puede liberar grandes cantidades de polen.

4. Tomar medicamentos antihistamínicos: Tomar medicamentos antihistamínicos según la indicación médica para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica.

5. Usar spray nasal con corticosteroides: Utilizar un spray nasal con corticosteroides según la indicación médica, ya que ayuda a reducir la inflamación de las vías respiratorias.

6. Evitar el contacto con animales peludos: Evitar el contacto con animales que sueltan pelo, como perros y gatos, ya que pueden convertirse en fuentes de alérgenos.

7. Mantener una higiene adecuada: Mantener una higiene adecuada, como lavarse las manos con frecuencia, puede ayudar a reducir la exposición a alérgenos.

En conclusión, la rinitis alérgica es una afectación que puede verse agravada por los cambios estacionales, especialmente en primavera y otoño. Sin embargo, existen medidas que se pueden tomar para aliviar sus síntomas, como mantener las ventanas cerradas, utilizar filtros de aire, evitar el pasto recién cortado, tomar medicamentos antihistamínicos y usar spray nasal con corticosteroides según la indicación médica. Recordemos que lo más recomendable ante cualquier síntoma es acudir con un especialista para recibir el tratamiento adecuado.