rinitis.es.

rinitis.es.

Síntomas comunes del asma que no debes ignorar

Síntomas comunes del asma que no debes ignorar

El asma es una enfermedad que afecta a los pulmones y hace que las vías respiratorias se inflamen y se estrechen, lo que puede dificultar la respiración. Aunque el asma es una enfermedad crónica que no tiene cura, los síntomas se pueden controlar con el tratamiento adecuado. Es importante que las personas que sufren de asma estén conscientes de los síntomas comunes y no los ignoren, ya que pueden indicar un empeoramiento de la enfermedad o una posible exacerbación. En este artículo, hablaremos de los síntomas comunes del asma que no debes ignorar.

Síntomas comunes

1. Tos crónica: La tos crónica es uno de los síntomas más comunes del asma, especialmente en la noche o temprano en la mañana. Puede ser seca o productiva, con mucosidad.

2. Opresión en el pecho: Otro síntoma común del asma es la sensación de opresión en el pecho, que puede variar de leve a severa. Esta sensación puede ser constante o intermitente.

3. Falta de aire: La falta de aire o dificultad para respirar es otro síntoma común del asma. Puede sentir como si no pudieras tomar una respiración profunda.

4. Sibilancias: Las sibilancias son un sonido agudo y silbante que se produce al exhalar, es un síntoma distintivo de la enfermedad. Las sibilancias pueden ser leves o severas.

5. Fatiga: Las personas con asma pueden sentirse cansadas y fatigadas debido a la dificultad para respirar y la falta de oxígeno en el cuerpo.

Síntomas que indican empeoramiento

1. Aumento de la frecuencia y empeoramiento de los síntomas: Si los síntomas del asma aumentan en frecuencia o gravedad, es un signo de que la enfermedad está empeorando.

2. Tos persistente: Si la tos persiste, no mejora y es más intensa, esto puede indicar un empeoramiento del asma.

3. Sibilancias persistentes: Las sibilancias persistentes son un signo claro de un empeoramiento del asma y necesitan atención médica inmediata.

4. Opresión en el pecho severa: La opresión en el pecho severa puede ser un signo de un ataque de asma grave que requiere atención médica inmediata.

5. Uso frecuente de inhaladores de rescate: Si necesitas usar tu inhalador de rescate con más frecuencia de lo habitual, debes hablar con tu médico ya que esto puede indicar un empeoramiento del asma.

Prevención y tratamiento

Para prevenir los síntomas, es importante que las personas con asma eviten los alérgenos y irritantes que pueden desencadenar los síntomas, tales como el polen, el polvo, el humo del cigarrillo y los productos químicos. También es importante tomar los medicamentos prescritos por el médico para controlar los síntomas y prevenir los ataques.

Los medicamentos utilizados en el tratamiento del asma pueden incluir inhaladores de corticosteroides, inhaladores de acción rápida o broncodilatadores, pastillas antileucotrienos y antihistamínicos. En casos graves de asma, se pueden usar medicamentos inyectables como la epinefrina.

Es importante que las personas con asma tengan un plan de acción para el tratamiento de los síntomas y se comuniquen con su médico si los síntomas empeoran o se vuelven más frecuentes.

Conclusiones

El asma es una enfermedad que no tiene cura, pero los síntomas se pueden controlar con el tratamiento adecuado. Es importante que las personas con asma estén atentas a los síntomas comunes y no los ignoren, ya que pueden indicar un empeoramiento de la enfermedad o una posible exacerbación. Los síntomas comunes incluyen tos crónica, opresión en el pecho, falta de aire, sibilancias y fatiga. Los síntomas que indican un empeoramiento incluyen un aumento de la frecuencia y empeoramiento de los síntomas, tos persistente, sibilancias persistentes, opresión en el pecho severa y uso frecuente de inhaladores de rescate. Para prevenir los síntomas, es importante evitar los alérgenos y irritantes que pueden desencadenarlos y tomar los medicamentos prescritos por el médico. Los medicamentos utilizados en el tratamiento del asma pueden incluir inhaladores de corticosteroides, inhaladores de acción rápida o broncodilatadores, pastillas antileucotrienos y antihistamínicos. En casos graves de asma, se pueden usar medicamentos inyectables como la epinefrina.